Argentina asume la presidencia del Consejo de Seguridad

Argentina presidirá durante el mes de agosto el Consejo de Seguridad. Por tal motivo, la jefa de gobierno, Cristina Fernández de Kirchner, viajó a la sede del organismo internacional en Nueva York para dirigir la primera sesión sobre Cooperación entre Naciones Unidas y las organizaciones regionales y subregionales.

Cristina Fernández de Kirchner presidiendo sesión del Consejo de Seguridad.


La República Argentina fue elegida como miembro no permanente del Consejo de Seguridad con el apoyo unánime de América Latina y el Caribe para representar a la región durante el 2014. El mencionado órgano de las Naciones Unidas fue creado con el objetivo de resguardar la paz mundial y la seguridad internacional. Actualmente se encuentra compuesto por quince Estados Miembros: China, Francia, Rusia, Reino Unido, Estados Unidos, Australia, Azerbaiyán, Guatemala, Luxemburgo, Marruecos, Pakistán, República de Corea, Rwanda, Togo y Argentina.

Los cinco primeros países tienen la calidad de Miembros Permanentes en el Consejo y poseen el derecho a vetar cualquier resolución que se tome por votación entre el resto de las naciones del mundo. La existencia de este privilegio se debe a una decisión política internacional de generar un espacio reducido para la toma de decisión en materia de paz y seguridad entre las potencias -mal llamadas- victoriosas de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, tal privilegio ha generado históricas críticas por violar el principio de igualdad entre los miembros de las Naciones Unidas. Al ser el Consejo de Seguridad el único órgano de carácter universal con facultades de coerción y disposición de fuerzas militares, se delega una gran responsabilidad a un número reducido de actores.

Encuentro con el Secretario General Ban Ki-Moon.


En una reunión privada con Ban Ki-Moon, el Secretario General de la ONU, la presidenta argentina le expuso su preocupación sobre esta situación. La existencia del derecho a veto hace que muchos esfuerzos y negociaciones por lograr acuerdos entre los países terminen siendo infructíferos por la voluntad e intereses de algunos miembros. Cristina Fernández le explicó los resultados positivos que se producen en los organismos regionales americanos al adoptar decisiones a través de mecanismos por consenso.

El sistema internacional de América tiene una rica historia que se remonta a comienzos del siglo XIX producto de la solidaridad de las incipientes naciones que se independizaban de Europa y se ven plasmados actualmente en la OEA y UNASUR.  En muchos casos, las Naciones Unidas ha adoptado dichas experiencias regionales para conformar su política de resoluciones pacíficas de controversias.

Precisamente en la jornada sobre Cooperación entre Naciones Unidas y las organizaciones regionales y subregionales, participaron representantes de diferentes instituciones de todo el mundo. Entre ellos se destacaron la presencia por primera vez de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Durante la sesión sus delegados informaron la actual convivencia pacífica interestatal en la región gracias a la generación de espacios de diálogo y la predisposición de los gobiernos.

Fue novedosa la participación de la CELAC al hacerse presente a través de nacionales cubanos por tener la presidencia pro tempore. El canciller Bruno Rodriguez (en representación del presidente Raúl Castro) afirmó: “nos comprometemos a afianzar la labor de cooperación y de iniciativas conjuntas en asuntos de interés para la región. En la ONU, la CELAC declara su visión en la lucha por grandes desafíos como la paz y prevención de conflictos.”



Argentina en el Consejo de Seguridad
Durante el discurso frente a la Asamblea General de Naciones Unidas del año 2012, Cristina Fernández estableció los objetivos que promovería su país en representación de América Latina. Se refirió a la importancia de defender la democracia como “elemento indispensable para la estabilidad, el desarrollo y la generación y consolidación de paz y seguridad internacionales”. Al mismo tiempo que consideró fundamental la protección y promoción de los Derechos Humanos. Entre las cuestiones que Argentina ha impulsado este año en el Consejo de Seguridad fue la inclusión de la mujer y la especial protección que debe tener en situaciones de conflictos armados. Por este motivo fue elegida la Embajadora María Cristina Perceval para representar al país en dicha función.
 
Delegación argentina ingresando a la sede de Naciones Unidas.

 

Hasta ahora, diplomáticos nacionales han tenido un rol activo en materia de seguridad internacional. Argentina ha sido uno de los países propulsores del primer Tratado sobre Comercio de Armas firmado en la ONU este junio de este año. Dicho instrumento fue creado con el fin de regular el intercambio de armas convencionales para prevenir y combatir su tráfico ilegal. 


Finalmente, la agenda que deberá tratar el órgano que presidirá Argentina durante el mes de agosto estará compuesta por las tareas de seguimiento de las misiones especiales de Naciones Unidas en diferentes territorios, principalmente en esta ocasión sobre Haití. Habrá una jornada especial sobre protección de civiles en conflictos armados. Y se trabajará con las cuestiones de Oriente Medio y Sudán.

 

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s