Argentina rechaza la intervención militar extranjera en Siria

Argentina, que ocupa la presidencia en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, emitió un comunicado solicitando que no se concreten las amenazas de ataque por parte de Estados Unidos y Gran Bretaña contra la República Árabe Siria.


Emb. Perceval, representante de Argentina en el Consejo de Seguridad

Ante las denuncias de haber sido utilizado gas sarín como arma para atacar al bando opuesto en la ciudad de Damasco, la comunidad internacional reaccionó inmediatamente rechazando esta ejecución. Sin embargo, a causa de la diversidad de intereses que giran alrededor del conflicto, se ha extendido el debate sobre cuál de las partes ha sido la autora de haber usado este material químico.

 

 
Existen siete países en el mundo que no forman parte de la Convención sobre Armas Químicas, Israel y Birmania no han ratificado el tratado y Siria es uno de los países que ni siquiera lo ha firmado. Este hecho, sumado a la negativa por parte del gobierno de Al Assad para que agentes de la ONU investigaran las denuncias, fueron los motivos que sostuvieron Estados Unidos y Gran Bretaña para justificar su intención de intervenir a la república árabe.

 

 
No obstante, el gobierno sirio respondió que los ataques con armas químicas fueron realizados por las facciones rebeldes. La coalición opositora posee un fuerte poder bélico y se encuentra apoyada por distintos sectores de la comunidad internacional. Francia, Arabia Saudita y Turquía son algunos de los países que le han brindado en forma expresa sus colaboraciones. Por lo tanto, muchos analistas creen que también sería posible que el armamento químico haya llegado a sus manos.

 

 
Ante la escalada de amenazas por parte del presidente estadounidense Barack Obama, Al Assad finalmente permitió en la semana el ingreso de agentes de Naciones Unidas a la zona donde habrían ocurrido los supuestos ataques con gas sarín. Por este motivo, el Secretario General Ban Ki-moon pidió cautela hasta que se conozca el resultado de los peritos el próximo sábado 31 de agosto.


Especialistas en Armas Químicas de Naciones Unidas en Damasco

 

Mientras tanto, el primer ministro británico David Cameron sufrió un revés político cuando su parlamento le rechazó la autorización para participar de una posible intervención militar en Siria. Muchos parlamentarios votaron en contra recordando el fracaso de las denuncias sobre el desarrollo de armamento nuclear por parte del derrocado régimen de Sadam Husein en Iraq hace una década. 

 

 
Por su parte, Argentina sostiene que la utilización de armas químicas debe ser sancionada por el Tribunal Penal Internacional respetando las instancias procesales. Cualquier intervención militar en forma automática ante una mera denuncia “implica una derrota al sistema multilateral y un menosprecio a su sistema legal”. Pero esto no implica la negativa de que sea necesaria una intervención humanitaria y diplomática en Siria.

Comunicado de la Cancillería Argentina

Jueves 29 de Agosto de 2013
Información para la Prensa N°: 215/13

La Argentina, que en la actualidad está ejerciendo la Presidencia del Consejo de Seguridad, hace pública su posición ante la fuerte posibilidad de una intervención militar extranjera en la República Siria.

 

 
La posible utilización de armas químicas, prohibidas por la comunidad de naciones, en Siria, añade un elemento de gravedad inexcusable que obliga a todos los Estados a comprometerse para encontrar una solución a la crisis.

 

 
La Argentina ha demostrado con acciones su firme compromiso con la no-proliferación y la eliminación de las armas de destrucción masiva. Nuestro país es Parte de la Convención sobre Armas Químicas y es un activo impulsor de la destrucción de estas armas y propicia evitar cualquier forma de su desarrollo. La utilización de armas químicas letales en todas sus formas es un crimen de guerra y de lesa humanidad. Tanto los gobiernos como los grupos armados insurgentes que hayan hecho uso de dichas armas deben ser juzgados y castigados por la Justicia, específicamente por el Tribunal Penal Internacional.

 

 
Por eso apoyamos decididamente la investigación puesta en marcha por el Secretario General y esperamos contar con resultados contundentes, transparentes, objetivos e imparciales a la brevedad.

 

 
Argentina, junto a toda América Latina, ha sido enfática en la defensa del principio de no intervención militar extranjera. Ante la negativa de los Estados Unidos para aplicar la doctrina Monroe en defensa de Venezuela, que sufría un bloqueo naval por potencias europeas en 1902, la Argentina impulsó una nueva doctrina en contra del intervencionismo militar. La doctrina Drago, en honor a su impulsor el Canciller Luis María Drago, que comenzó atacando la intervención por tema de deudas evolucionó como principio general, ello a partir de la experiencia que indica que las intervenciones militares libradas a decisiones unilaterales es uno de los elementos más disruptivos de la seguridad internacional.

 

 
El surgimiento de las Naciones Unidas como órgano garante de la paz fue un avance fundamental que es necesario profundizar. En línea con lo expresado por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la responsabilidad de proteger civiles para justificar la intervención militar unilateral o por medio de alianzas circunstanciales puede dar lugar a que se abusen de los valores de paz y seguridad y se termine atacando precisamente los valores que se dice defender. No sumemos nuevos horrores a los horrores que ya sufrimos.

 

 
En este contexto, la Argentina se opone a una intervención militar. La intervención militar extranjera en forma de respuesta automática a la utilización de armas químicas sin siquiera esperar a que las Naciones Unidas determinen si se utilizaron y quienes las utilizaron, implica una derrota del sistema multilateral y un menosprecio a su sistema legal.

 

 
Volvemos a reiterar el concepto que las Naciones Unidas no serán eficaces mientras los poderosos crean que sólo los débiles deben cumplir sus resoluciones.

 

 
Para la República Argentina, no están dadas las condiciones para una solución militar extranjera ya que a pesar del tiempo transcurrido y de cientos de miles de víctimas, no se han puesto en práctica los mecanismos previstos en el derecho internacional. Nuestro país considera que operaciones militares extranjeras no harían otra cosa que agravar la situación, aumentarán las víctimas y el riesgo de derrame de la tragedia humanitaria a otros países de la región se acrecentará.

 

 
En este espíritu, es importante también reconocer que la provisión de armamentos a las partes en conflicto, lejos de definir la contienda, ha contribuido a multiplicar la sangre derramada por cientos de miles de inocentes.

 

 
No se puede seguir proveyendo de armas a las zonas en conflicto y luego sentarse en este recinto para lamentarse que hay muertos. No se puede lamentar que haya muertos y decir que la solución ante la muerte  es aumentar el número de muertos.

 

 
A la vez, la República Argentina no permitirá que la Naciones Unidas acepten resignarse a observar como se masacran civiles con armas químicas. La gravedad de la situación debe admitir la posibilidad de una intervención humanitaria sin fines ni medios militares y con mandato de la ONU. Sostenemos que en el supuesto en el que un miembro permanente del Consejo ejerciera el veto para impedir una intervención humanitaria no militar, quedaría una vez más plasmada una situación descripta por la presidenta de la República hace pocas semanas en el Consejo de Seguridad al decir que “cuando en la gestión de conflictos aparece el derecho de veto, la solución se torna mucho más difícil y por momentos imposible. Por lo tanto creemos que sería necesario revisar el funcionamiento de las instituciones en general de Naciones Unidas y en particular del Consejo de Seguridad.”

 

 
Si ello no es posible a través del Consejo de Seguridad, es tiempo para que la Asamblea General tome cartas en el asunto.

 

 
Nuestro país propone otorgar el mandato necesario al Secretario General para definir la autoría de la masacre derivada del uso de armas químicas, y desde el conocimiento de lo sucedido debatir una eventual intervención humanitaria y diplomática avalada por la Asamblea General.

 

 
La República Argentina y otros países latinoamericanos sostenemos que en caso que exista una oposición a garantizar la asistencia y el acceso humanitario en Siria por parte de uno o más miembros con derecho a veto en el Consejo de Seguridad, se debería convocar a la Asamblea General a fin de resolver esta situación.

 

 
Sin duda, llegar a esta instancia dejaría al desnudo que el consejo de Seguridad está contaminado por el juego de intereses de un pequeño grupo de países que, ejerciendo el “privilegio” del veto, vuelven a este órgano no sólo ineficaz sino irrelevante para la paz mundial.


Existen las herramientas para hacerlo.

En 1987 la Asamblea General aprobó la Resolución 42/37 sobre la prohibición de utilización de armas químicas y bacteriológicas, por la cual solicita al Secretario General de las Naciones Unidas llevar adelante investigaciones en respuesta a posibles usos de este tipo de armas, que pudieran constituir una violación del Protocolo de Ginebra de 1925 y otras leyes internacionales, para comprobar los hechos e informar sus resultados lo antes posible a los Estados miembro de la ONU.

 

 
Finalmente, otra opción es que los 15 cancilleres que representan a los países miembros del Consejo de Seguridad se convoquen ya mismo en Siria para exigir el cese de la violencia y el inicio de un diálogo entre las partes en conflicto.

 

 
En síntesis, la República Argentina  propone el embargo de armas, una intervención humanitaria liderada por el Secretario General, una reunión de emergencia de la Asamblea General o la acción en el terreno del conflicto de los cancilleres miembros del Consejo de Seguridad. Lo que Argentina jamás propondrá, ni avalará, es una intervención militar extranjera. El gobierno y el pueblo argentino no serán cómplices de nuevas muertes.

——————————————————————————————

Entrevista al presidente sirio Al Assad

Artículo anterior sobre el conflicto en Siria
http://www.agendadiplomatica.blogspot.com.ar/2013/02/conflicto-en-siria.html

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s