Previo al encuentro con Trump, Macri enfoca su mira comercial

Tras una serie de llamadas telefónicas, se confirmó la realización de la reunión en la cual el mandatario argentino visitará a su par norteamericano en la ciudad de Washington. Mientras tanto, el panorama global muestra una preocupante tensión que tiene al presidente republicano como principal protagonista luego de ordenar bombardeos en Siria y Afganistán. Por su parte, la misión nacional prepara una agenda netamente comercial.

trumpalmuerzo

A lo largo del mes de abril, la imagen del presidente norteamericano frecuentó los canales de televisión y las portadas de los diarios. Medios de todo el mundo hicieron referencia a las tensiones suscitadas entre la potencia occidental con poderosos dirigentes del hemisferio oriental. El bombardeo a un aeropuerto militar en Siria y la utilización de la bomba GBU-43/B (también conocida como MOAB) en Afganistán, despertó intensos debates que tuvieron su epicentro en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y cuyas fuertes réplicas se manifestaron cada cartera especializada en relaciones exteriores y defensa de todos los gobiernos.

Lo cierto es que aún aplicando laxos criterios al derecho internacional para forzar una conclusión sobre la legalidad de estas intervenciones militares, Estados Unidos desplegó el poderío simbólico que detenta por ser la primera potencia armamentista. Si bien es cuestión de tiempo para observar la efectividad disuasoria y capacidad de liderazgo internacional de la administración Trump, desde hace un tiempo los gobiernos de todo el planeta comenzaron a estudiar celosamente los movimientos y estrategias que van adoptando sus pares en el tablero global. Cada visita, cada encuentro, cada gesto, lejos de analizarse como un mero acto protocolar, representa una verdadera toma de posición en el balanceo de poder.

Esto ocurrirá alrededor de la mesa del 27 de abril en la cual el presidente Mauricio Macri estará compartiendo un almuerzo con su par Donald Trump. Nadie podrá subestimar este encuentro. Luego de una década de disonancias entre la Casa Rosada y la Blanca, el cambio de mandatarios parece encontrar al jefe de la primera más entusiasmado que el de la segunda. Sin embargo, las razones obvias no deben impedir observar la para nada despreciable impronta de legitimidad que el presidente latinoamericano aportaría al mandatario republicano en medio del contexto descripto, y más aún, luego que el mexicano Enrique Peña Nieto le cancelara la invitación a pocos días de asumir.

Trump quizás vea a Macri como su mejor interlocutor en el resto del contienente, y por ende, asociarse a él para empoderarlo como líder regional permitiría recuperar una década de baja intensidad entre Washington y la América Latina. Sin embargo, Trump, al mismo tiempo, no llegó a la presidencia profesando la Doctrina Monroe, sino prometiendo un muro: “America for the Americans!”.

Macri, en cambio, observa a la Casa Blanca como la concreción sintética de su consigna en materia de política exterior: “Argentina debe abrirse al mundo”. Sin embargo, para lograr tal objetivo deberá superar algunas barreras que, paradójicamente, intenta construir el nuevo referente del proteccionismo económico, el mismo Donald Trump.

No obstante, el desafío del mandatario nacional no se limita a dicha dificultad. Más allá de la importancia histórica que representa para Argentina, en la actualidad Estados Unidos ocupa el tercer puesto entre los socios comerciales, luego de una considerable ventaja que le saca Brasil y China. Macri es consciente de esto, y lo expresó en una entrevista brindada a un periódico suizo: “Queremos buscar temas en los que podemos cooperar para mejorar nuestras relaciones”. Ante lo cual agregó que la relación con Estados Unidos “no” es amplia pero que “podría mejorar mucho”.

De todos modos, el verdadero desafío no deberá limitarse a la ampliación del catálogo de exportaciones, ni mucho menos pretender vientos de inversiones provenientes de los Estados Unidos de Trump. La política comercial es una de las tantas herramientas que deberá considerarse. Pero no siempre debe ser la que predomine.

El verdadero desafío consistirá en lograr armonizar las relaciones bilaterales, regionales y globales con la mayor cantidad de actores posibles para lograr un desarrollo estable del país. Entre ellos, es cierto que Estados Unidos sigue siendo el jugador destacado. Pero no debe implicar el costo de tener que cerrar las demás puertas. La evaluación de este encuentro podrá evaluarse en términos de objetivos relativos recién luego del paso de Macri por la República Popular China, su destino siguiente en la agenda.

 

 

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s