Argentina toma participación en el caso de las Islas Chagos

El pasado jueves 1 de marzo, Argentina presentó su posición ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en la Opinión Consultiva sobre las consecuencias jurídicas de la separación del Archipiélago de Chagos de las Islas Mauricio en 1965. Se trata de un caso de descolonización que presenta ciertas aristas similares al de la Cuestión de las Islas Malvinas.

Islas Chagos.jpg
Isla Diego García del Archipiélago Chagos

La Cancillería Argentina dio respuesta a la solicitud del tribunal internacional que se encuentra dando trámite al procedimiento no contencioso. La CIJ tomó cartas en este asunto luego de que la Asamblea General de Naciones Unidas, a pesar de los intensos esfuerzos por parte del Reino Unido, aprobara la resolución A/RES/71/292 por una amplia mayoría de 94 votos a favor, 15 en contra, 65 abstenciones y 18 Estados que se ausentaron al momento de votar el 22 de junio de 2017.

La situación en la que se encuentra el Archipiélago de Chagos refiere a un caso de desmembramiento territorial que involucra principios de fundamental relevancia para el reclamo argentino de soberanía sobre las Islas Malvinas. De este modo, en un comunicado presentado por la Cancillería, se expresa que Argentina “ratifica la competencia de la Asamblea General de las Naciones Unidas en materia de descolonización, así como el principio de integridad territorial, al igual que la obligación de negociar y de no realizar actos unilaterales contrarios al proceso de descolonización”.

La participación activa de Argentina, así como la otros países interesados en este tema, servirán para conformar la opinión de la Corte Internacional de Justicia que, a pesar de no ser vinculante, tiene gran peso político y jurídico. El criterio que este órgano adopte podría sentar un precedente en las nuevas conductas que lleven adelante los Estados que aún ejercen dominios sobre enclaves coloniales en distintas partes del planeta.

Chagos, un paréntesis de la descolonización

El caso de las islas de Chagos se caracteriza por encontrarse enfrascado en una sutileza jurídica propuesta por Londres, cuya permanencia en el tiempo se fue convirtiendo en una cadena que somete a la región a una realidad colonial. Este archipiélago fue separado de las Islas Mauricio justo antes de su independencia en 1968, con la garantía dada expresamente por el Reino Unido que serían devueltas a Mauricio el día en que se cerraría la base militar norteamericana situada en la isla más extensa de este archipiélago, Diego García. Mauricio siempre ha pretendido recuperar su plena soberanía sobre la islas de este archipiélago en el Océano Índico, que se sitúa a más de 1000 kilómetros de sus costas y reinstalar a quiénes fueron sus habitantes.

Sin embargo, tal como retrata el medio francés Mediapart en un informe periodístico, el Reino Unido procedió a transferir a todos los habitantes de las Islas Chagos entre 1965 y 1973, por lo que en ese mismo reportaje se evidencia también en parte el drama humano de un exilio forzado por más de 40 años que viven las personas que nacieron en esas islas, y que regularmente es objeto de examen por parte de órganos de supervisión en materia de derechos humanos de Naciones Unidas.

Hasta ese momento, el conjunto de islas que suma una superficie de 60 kilómetros cuadrados emergidos del Océano Indico se encontraba poblado por 1100 chagosianos hasta su traslado intempestivo traslado por parte del Reino Unido y Estados Unidos a Mauricio y Seychelles. En la actualidad su mayo asentamiento humano es la base militar anglo-estadounidense ubicada en la isla Diego García.

Mapa Chagos

Las preguntas que deberá contestar la CIJ

Según la resolución adoptada por la Asamblea General, el órgano jurisdiccional de Naciones Unidas deberá emitir opinión sobre las siguientes preguntas:

  1. “¿Se completó con arreglo a derecho el proceso de descolonización de Mauricio cuando Mauricio obtuvo la independencia en 1968, después de la separación del archipiélago de Chagos de Mauricio y teniendo en cuenta el derecho internacional, incluidas las obligaciones recogidas en las resoluciones de la Asamblea General 1514 (XV), de 14 de diciembre de 1960, 2066 (XX), de 16 de diciembre de 1965, 2232 (XXI), de 20 de diciembre de 1966, y 2357 (XXII), de 19 de diciembre de 1967?”;
  2. “¿Cuáles son las consecuencias en virtud del derecho internacional, incluidas las obligaciones reflejadas en las resoluciones mencionadas, que se derivan de que el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte siga administrando el archipiélago de Chagos, entre otras cosas respecto a que Mauricio no pueda aplicar un programa para reasentar en el archipiélago de Chagos a sus nacionales, en particular los originarios del archipiélago de Chagos?”.

 

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s